miércoles, 22 de abril de 2009

THE ALAN PARSONS PROJECT



La historia del inglés Alan Parsons es una historia marcada por el sonido, tanto en su faceta como ingeniero como en la de creador. Nacido en Gran Bretaña en 1948, desde muy temprano se inclinó por la música decantándose por su faceta técnica y sobresaliendo como ingeniero de sonido en EMI. Con apenas 20 años cumplidos, Alan Parsons formó parte del equipo de ingenieros de sonido que, a las órdenes de George Martin, dieron forma y fama a los estudios Abbey Road.

Fue la aparición del disco Sgt. Pepper´s de The Beatles la que determinó de alguna manera su decisión de pasarse a los controles de los estudios de grabación: “no podía esperar a descubrir los secretos que se esconden tras un álbum”. Muy pronto dio indicios de su talento tras los controles. De todos es conocida su participación como ayudante de ingeniero de sonido en el álbum de The Beatles Abbey Road.

Desde entonces su carrera como ingeniero de sonido y productor de discos ha sido más que notable, participando en la grabación de discos de Pink Floyd (el legendario Dark Side of the Moon, con el cual obtiene un Grammy), Paul McCartney & Wings (“Wild Life” y “Red Rose Speedway”), The Hollies (“Hollies”, ”Another Night”), Al Stewart (a quien produjo “Modern Times”, el exitoso “Year of the Cat” o “Time Passages”) y muchos otros. Será en 1975 cuando junto a otro gran técnico de estudio, compañero de Parsons en Abbey Road, además de compositor y cantante: Eric Woolfson, a los que se sumaría posteriormente Andrew Powell, en tareas de orquestador y arreglista, se decidan a fundar The Alan Parsons Project, debutando en 1976 con el disco Tales of Mystery and Imagination una colección de temas inspirados en relatos de Edgar Allan Poe que contaba con la colaboración del mismísimo Orson Welles.

La idea del grupo era construir Lps de rock progresivo de carácter conceptual, utilizando para ello la idea del grupo como foro de encuentro entre artistas, tanto vocalistas como músicos de sesión, con el fin de interpretar y realizar la música compuesta y orquestada por Parsons y Woolfson.

Tras el exitoso debut, Alan Parsons Project retornaron con otro disco conceptual “I Robot” (1977), un disco que al igual que el anterior tiene como base de partida una novela de ciencia ficción de Isaac Asimov. En él Parsons y Woolfson desplegaron toda su imaginación y todos sus inventos sonoros para realizar un disco que se consideró muy avanzado en aquella época, en el que los arreglos instrumentales son de un lujo sin igual. El disco enseñó el camino a seguir, en cuanto a investigación musical se refiere, a músicos como Jean Michel Jarre o Mike Oldfield.

En 1978 aparece “Pyramid”, un disco que incide en la creación de atmósferas, ahondando ahora en narraciones de leyendas y misterio, si bien en esta ocasión se hacía ostensible la influencia de los Beatles.

“Eve”, en 1979, recreaba el universo femenino, mientras “The Turn of a Friendly Card” (1980) abordaba el tema de los casinos y los juegos de cartas.

Pero sería en 1982 el año de su consagración definitiva. En ese año aparece Eye in the Sky, álbum que contenía el comercial single homónimo cantado por el propio Woolfson. El single mostraba la definitiva decantación por el pop orquestal de Alan Parsons Project, lo que se tradujo en un enorme éxito de ventas.

Posteriormente vendrían “Ammonia Avenue” (1984), “Vulture Culture” (1985), “Stereotomy” (1986) y Gaudi (1987), discos todos ellos que sin alcanzar las cifras de venta de “Eye in the Sky” tuvieron una buena acogida por parte de sus seguidores gracias a una sugestiva disposición de texturas musicales que le han llevado al reconocimiento de su obra como una de las más interesantes del rock sinfónico británico.



La colaboración entre Parsons y Woolfson finalizó tras la realización del albúm Freudiana, sobre el psiquiatra Sigmund Freud. Tras este trabajo llega el "divorcio artístico" entre ambos. Eric Woolfson abandonó el grupo para dedicarse al teatro musical, mientras que Alan Parsons, que sentía la necesidad de seguir manteniendo su música hacia el directo, ha seguido grabando discos de rock sinfónico durante todo este tiempo bajo el nombre de The Alan Parsons Band y realizando giras mundiales.

Desde 1990 y acompañado de sus siempre eficaces colaboradores, el guitarrista Ian Bairnson y el batería Stuart Elliott, Alan Parsons ha seguido grabando discos como “Try Anything Once” (1994), “On Air” (1996), un disco en el que colabora realizando los arreglos orquestales su ex-compañero de Alan Parsons Project, Andrew Powell, “Tim Machine” (1999) en el que nuevamente recupera el eje literario como elemento conceptual. En este caso, la obra del mismo título de HG Wells, o más recientemente “A Valid Path” (2004), un disco que evidencia un giro de dirección mostrando un mayor interés por la música electrónica contemporánea y que cuenta con la colaboración estelar de David Gilmour.

Paralelamente, Alan Parsons ha seguido girando incansablemente bajo el nombre de Alan Parsons Live Project, realizando innumerables conciertos por todo el mundo, ofreciendo un recorrido por su dilatada carrera. Sin duda, una carrera ejemplar que forma parte ya de la historia de la música y más concretamente de la historia del rock sinfónico y progresivo, un género nacido a mediados de la década de los 70 y que en buena medida contribuyó a definir de manera definitiva junto a Pink Floyd.